Industría láctea de última tecnología en riesgo por falta de cuenca - La Mañana

La empresaAlimentos Fray Bentos se ve afectada por la reducción en la remisión de lechehacia su planta, lo que impacta sobre sus costos, dado que se ve forzada atrabajar con niveles
de producciónsensiblemente inferiores a su potencial. La planta produce con altísimo valoragregado, beneficiándose del conocimiento técnico y los mercados que hadesarrollado su accionista. Se trata de una oportunidad que el país podríaaprovechar para aumentar sus exportaciones y generar empleo en el departamentode Río Negro. Según el Cr. Miguel Aladio, gerente de la empresa, la lecheríaconcentra su producción en una sola industria, y faltan políticas queincentiven la producción y eviten la retirada de productores.

En agosto de 2017 el gobierno del momento celebró la millonaria inversión en dólares en una planta de procesamiento de alimentos deshidratados en el departamento de Río Negro. Se trataba de la nueva planta industrial de Alimentos Fray Bentos (AFB) para la producción de fórmulas infantiles para el exterior, generando 100 puestos de trabajo directos. La entonces ministra de Industria, Energía y Minería (MIEM), la actual intendenta de Montevideo, Ing. Carolina Cosse, valoró los “altos estándares en innovación tecnológica del complejo industrial, que significa una contribución a la cadena de valor láctea”.

“Acabo de veruna industria 4.0, de importantes dimensiones, instalada en Uruguay”, afirmó lajerarca.

Las fórmulas infantiles se destinan para niños y adultos mayores, un producto totalmente exportable siendo Brasil, México y China los principales mercados.

La entoncesministra dijo que “todas las herramientas del Estado están a disposición parala promoción de las exportaciones para atraer potenciales clientes y lacoordinación estatal para reforzar el suministro de insumos de la cuencalechera”.

Agregó que porser una industria 4.0 se requiere personal calificado que implica “una nuevaconstrucción de la cultura del trabajo”.

Uruguay, un país estable

Tres años ymedio después La Mañana consultó al gerentegeneral de planta de Uruguay Cr. Miguel Ignacio Aladio sobre la situación de laempresa.

Aladio recordóque en 2014 “se decide en conjunto con dos empresas uruguayas (Claldy-Indulacsa)construir una planta en la localidad de Fray Bentos, orientada básicamente a lafabricación de fórmulas infantiles” con el objetivo de atender la “demandainsatisfecha que en ese momento había en el mundo, básicamente en Brasil, sobreesos productos”.

“Laconstrucción de la planta más el capital de trabajo para funcionar demandó unainversión mayor a US$ 120 millones”, de los cuales el 60% tuvo “financiaciónbancaria –principalmente el BROU- y elresto con aporte de capital”.

La alta capacidady experiencia de la empresa adquirida en Argentina como proveedora principal defórmulas infantiles, entre cuyos clientes se encuentran empresas del peso ytrayectoria como Danone, Mead Johnson, Roemmers, “es que se construye unaplanta con los mayores estándares de calidad a nivel mundial”, teniendo encuenta que “al tratarse de alimentos para bebes los riesgos son grandes”.

“Vimos enUruguay la posibilidad de un país estable con reglas claras, con beneficiosfiscales, y muy cercana al transporte a Brasil con solicitud de comprasconcretas de empresas grandes de nuestras bases infantiles”, dijo Aladio.

“La únicadificultad que se presentaba y se solucionó” con rapidez en el tiempo que llevóla construcción de la planta, fue la de “conseguir personal capacitado”. “Porejemplo, encontramos en escuelas específicas de lechería de la zona de NuevaHelvecia (Colonia), estudiantes” que fueron “preparados en nuestra planta deArgentina, logrando una experiencia muy buena”, con muy buenos resultados paralos estudiantes, considerando que AFB, es una industria con alta tecnología,única en el sur de América.

Faltan políticas a largo plazo queincentiven la producción láctea

Consultado sobre la situación de la lechería en Uruguay y las razones por las que el sector ha sido tan golpeado con números que no dan y tambos que cierran, Aladio opinó que a su criterio “el sector está atravesando un serio problema” generado por varias razones como la “alta concentración de la industria (80% en manos de Conaprole), caída del volumen de leche remitida a la industria por parte de los tambos de un 4% durante 2019 en relación a 2018, falta de políticas a largo plazo que incentiven la producción láctea, retirada de grandes productores (como Olam) a partir de diciembre 2020, y un arranque del 2021 con una importante seca que retrajo aún más el envío de leche a las plantas”.


Respecto a cuáles son las medidas que Uruguay podría tomar, “a modo ilustrativo” mencionó “algunas medidas para tratar de incrementar la producción lechera”.

De esas medidasposibles, se destaca la implementación de “incentivos fiscales dirigidos alsector”, la creación de “créditos a pequeños y medianos productores, a tasaaccesibles; incorporar a través del Ministerio de Ganadería, Agricultura yPesca los avances genéticos” en el área lechera, tales como “trasplanteembrionario y sexado” entre otros.

Tambiénmencionó la necesidad de “retener empresas grandes que hoy están en retirada”.

En este puntouno de los casos más claros tal vez sea el de Olam que llego a tener 66.000 vacas lecheras en 36tambos con 900 personas trabajando y hoy esta con la decisión firme deretirarse del país, cerrando todos sus tambos cuando llegó a producir 700.000litros por día”.

Futuro próximo promisorio

A pesar de lasdificultades del sector lechero, tanto productor como industrial, Aladio ve “unpanorama de lo más alentador”, no solo porque la humanidad ha avanzado contrala pandemia a través de la ciencia, sino también por el prestigio que tieneUruguay como país para invertir.

“Uruguay es unpaís bien visto a nivel internacional por lo que trabajando en los aspectosantes mencionados no faltarían inversores para cubrir estas necesidades”, dijo.

“Nuestraempresa ve, después de la recuperación de la pandemia, un panorama de lo másalentador, teniendo en cuenta la demanda creciente que se venía viendo en elmundo de estos productos”, por lo cual “es imperativo que se tomen medidasurgentes, de no ser así la industria no logrará recuperarse de la difícilsituación por la que está pasando”, advirtió.

AFB es la “única fábrica que va a producir alimentos con alto valor agregado desde la lactancia hasta la vejez. Queremos seguir apostando como lo hemos hecho hasta ahora, pero necesitamos resolver un problema estructural que tiene en su cuenca lechera”, concluyó.

Productos de alto valor agregado

La planta se puso en marcha en 2017 con la producción de leche en polvo común, a la vez que “comienzan los procesos de auditoría y validación de la planta en primer lugar, y en una segunda etapa de los productos, por parte de los clientes, siendo estos tiempos muy amplios, y más teniendo en cuenta que este último año la pandemia generó aún más demoras. Hoy la planta ya cuenta con todas las autorizaciones, y ya se validaron una gran cantidad de fórmulas”, contó el Cr. Miguel Aladio.
Además precisóque “por sus características, las fórmulas infantiles son productos de altovalor agregado y con destino a la exportación requiriendo en su proceso el usode una menor cantidad de leche”.


Tambicidio: ¿Una segunda Pili?
En los últimos años la situación de la lechería uruguaya ha atravesado una fuerte crisis, que desde estas páginas hemos analizado en sucesivas ediciones bajo el título de “Tambicidio”.
El intendente de Río Negro, Omar Lafluf, en declaraciones a la prensa comunicó que desde esa intendencia se han hecho grandes esfuerzos para impulsar al sector lechero, por ejemplo declarándolo de interés departamental, por lo cual entre otros beneficios se lo exonera de la contribución.
Debido a la faltante de materia prima que vienen sufriendo las industrias lácteas, el anterior ministro de Ganadería, Enzo Benech, había autorizado a Alimentos Fray Bentos la importación de 70 mil litros de leche de Argentina.


TE PUEDE INTERESAR